ENCONTRARSE A UNO MISMO

           – Cuando después de la guerra volví al pueblo, eran los hijos de los demás los que corrían detrás del camión que me llevaba. Así hacía yo, unos años antes, corriendo detrás del coche del señorito. Ya se me había olvidado. Al señorito hacia tiempo que lo habían descolgado del balcón de la casa del pueblo. Volví a mi antigua vida, ya estaba cansado de que me mandaran y de estar lejos de los míos. La vieja fábrica ya no existía. A algún estúpido aviador le sirvió para demostrar su puntería. Solo me quedaba romperme la espalda de sol a sol, en un campo rocoso, para mal alimentar a mi pobre familia –el veterano de cien batallas carraspeó, buscó, y encontró un sitio en el que escupir-. Después de todo, en Rusia o en España, esto es lo que sé hacer mejor: obedecer y matar. Y entre lo uno y lo otro, no sé qué se me da mejor.

          –  Pues yo me volvería si pudiera. Mas tarde o más temprano, aquí acabarán con nosotros los rusquis, o nos matará este jodio frio.

          – Pues yo no. Sé que mientras esté aquí, a los míos no les faltará qué comer. Y si me matan, les quedará una bonita pensión.

          – Cualquiera diría que no te da miedo morir.

          – Prefiero perder aquí la vida que tener que volver a la que allí dejé.

© Lo que escuché cuando estuvimos en Rusia

Miguelreseco

Obra de Augusto Ferrer Dalmau

Obra de Augusto Ferrer Dalmau

Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “ENCONTRARSE A UNO MISMO”

  1. carmen lledias Says:

    Me gusta

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: