YO, EL REY… DE NUEVO… Y DE MOMENTO.

mayo 17, 2017

170517A170517B

170517C

170517D

CAPITANES SIN SABLE

mayo 13, 2017

No es el mío un sentimiento cateto, aunque así lo crean la mayor parte de mis compatriotas. No, no es eso.

Solo un necio no se da cuenta de que la bandera es una tela, y de que un himno es una melodía. Como necio es el que no ve que el retrato de sus padres es un cartón coloreado, o que una cruz es un trozo de madera. Pero por otra parte, creo que es lógico y normal que la mayoría vea algo más. Y vea que es algo grande.

Quizás yo crea que una bandera no debería verse como una amenaza, ya que no pienso que deba ser utilizada como tal.

Pero sí pienso que son unos catetos los que enarbolan otras banderas con ánimos partidistas o secesionistas. Jamás una nación prosperó dividida, ni ideológica, ni territorialmente.

Suelo decirles a mis alumnos, que si yo, ejemplar de una edad provecta, en la que ya no se pueden alcanzar grandes metas, he tenido entre mis muchos fracasos, algún que otro logro, qué podrán hacer ellos con todos los medios con los que desde su adolescencia la sociedad les ha dotado. Y con mi ayuda. Y con la de otros como yo (espero que sus padres). Solo les faltan los estímulos necesarios para emular a aquellos que han logrado llegar a ofrecernos tales medios. Y adquirir el conocimiento de quienes fueron los que lo hicieron.

Y sobre todo, saber que eso no les salió gratis.

20170513_124755Por eso les hablo, cuando puedo, y mis jefes no se enteran, de Don Pelayo, de Ramón y Cajal, de Albéniz, de Daoiz y de Velarde, …

Por eso me cabreo cuando veo, como hoy he vuelto a ver, que un descerebrado, impunemente, ha vuelto a colgar una litrona de los hierros de la espada del conjunto escultórico de la plaza del Dos de Mayo de Madrid.

Algo que supongo que, para más inri, el escalador logrará entre los vítores de la concurrencia, y que tras su exitosa hazaña rematará vaciando la vejiga tras la peana del monumento.

Porque cada botella que alguien coloca, a modo de antorcha, allí donde nunca debieron desaparecer las hojas de los sables de los dos capitanes, es un atentado al patrimonio nacional, al arte, a la historia, a quienes dieron la vida por nuestra libertad y además, al buen gusto. Pero también, por que cambia el buen ejemplo por el malo.

¡Que pena! porque es, sin duda, un acto irracional que solo puede ser fruto de la ignorancia.

Y en esa trinchera, modestamente, estamos.

Miguel Reseco

JOACHIM, PROTECTOR DE LAS ESPAÑAS

mayo 7, 2017

0507A0507B0507C0507D0507E

Breve recopilación de frases patriotas sobre España.

mayo 6, 2017

La de literatura de exaltación de lo hispano que se produjo en el pasado, y la cantidad de ella de desprecio que se está dando en el presente.
“¡Aquí mi desdicha, y no mi cobardía, se llevó mis alcanzadas glorias, aquí usó la fortuna conmigo de sus vueltas y revueltas, aquí se escurecieron mis hazañas, aquí finalmente cayó mi ventura para jamás levantarse!” (Don Quijjote)

hispaniamipatria

Todos conocemos alguna frase o cita pronunciada por españoles, aliados o enemigos, todos disfrutamos pronunciando esas palabras que en su día estuvieron en boca de los más grandes héroes patrios e intelectuales nacionales, y nosotros les damos vida y las hacemos nuestras.

Esta pagina hace una breve recopilación de algunas de las más famosas frases y otras no tan conocidas, para que todo el que lo desee tenga a mano una breve recopilación.

Estas son algunas de las frases pronunciadas por extranjeros:


“Los españoles tuvieron una clara superioridad sobre los demás pueblos: su lengua se hablaba en París, en Viena, en Milán, en Turín; sus modas, sus formas de pensar y de escribir subyugaron a las inteligencias italianas y desde Carlos V hasta el comienzo del reinado de Felipe III España tuvo una consideración de la que carecían los demás pueblos.”
Voltaire

“La Humanidad debe gratitud eterna a la Monarquía española…

Ver la entrada original 2.098 palabras más

¡CON LO BIEN QUE ESTÁBAMOS!

mayo 5, 2017

0505A0505B0505C0505D

¡UY, JOAQUIM! ¿JOAQUIM PRIMERO?

mayo 4, 2017

0504A0504B

¿Y DE LO DE AYER? ¿NO DICE NADA?

mayo 3, 2017

170503A170503B170503C170503D

 

POR LO QUE PUEDA PASAR

mayo 1, 2017

1 de mayo

            Pasaba por delante de la iglesia del convento de la Victoria y acababa de santiguarme, cuando la campana sonó llamando a misa de ocho. Un poco más abajo, justo ante la puerta del café La Fontana de Oro, distinguí a Molina hablando con un caballero. Antes de que pudiera llegar hasta ellos, el Cerrajero ya se había marchado. El caballero, al que no había reconocido, no era otro que el capitán Pedro Velarde. Debió de verme porque, levantando un brazo, quiso llamar la atención que ya tenía.

            – ¿No era ese Molina, mi capitán? -le pregunté.

            – Sí que lo era -confirmó muy serio-. Esto ya no tiene vuelta atrás, Rafael. Si los militares no desenvainamos pronto los sables, esos franchutes los usarán para cortarnos las alas.

1833-JOHN FREDERICK LEWIS-La Puerta del Sol, 37 x 54 ('Sketches of Spain and Spanish Character') (Museo de Historia de Madrid

            – ¿Qué queréis decir?

            – Molina me ha contado -dijo consternado- que viene de animar a la manolería del Avapiés para que acudan a San José para abuchear al fantoche de Murat a la salida de misa de doce.

           – Este Molina ha perdido el juicio. Eso no saldrá gratis como lo de Aranjuez. Ni a él ni a los que le secunden. Quizás a ninguno de nosotros.

            – ¿Y quién es capaz de mantener el juicio sereno tal y como están las cosas, amigo Rafael? -dijo mirando a los lados y abriendo la puerta del café-. Acompañadme, dentro hablaremos más seguros.

            Una vez en el interior, me invitó a sentarme a la mesa que compartía con otro caballero que yo no conocía, un hombre de ojeras pronunciadas y semblante bonancible.

            – ¡Venid Rafael! Tengo el gusto de presentaros a don José Mor de Fuentes, insigne escritor y amigo mío -luego se dirigió a su acompañante-. Don Rafael Arango es el hermano menor de un gran amigo mío; recientemente ha llegado de América y ha sido destinado provisionalmente al Parque de Artillería.

            – Es un honor, don José -le dije-. Conozco su obra. Tuve la suerte de conseguir un ejemplar de su Serafina, que amenizó mi viaje desde La Habana.

            – Siendo así -repuso Mor-, es usted el que me hace el honor. Siéntese con nosotros, por favor. Tenga la bondad.

            – No deja usted de sorprenderme, mi capitán -dije dirigiéndome a Velarde, tras tomar asiento-. No solo es un gran experto en pólvoras y balística, sino que también frecuenta a ilustres literatos.

            – Pues no era de pólvoras de lo que hablábamos…

            Velarde levantó un brazo y alzó la cabeza mirando al hombre que iba y venía continuamente atendiendo las mesas. El aludido, entendió y atendió solícito la indicación y trajo una taza, en la que el capitán sirvió de la chocolatera que todavía humeaba en el centro de la mesa.

mordefuentes2            – Don José me contaba -continuó diciendo-, sus tribulaciones tras fundar en Comillas la Sociedad Económica Cantábrica, siguiendo el ejemplo del Seminario de Vergara. Excuso decir que de corta vida.

            – La Inquisición, me imagino -me atreví a decir.

            – Así es -contesto don José-. Mi proyecto ha encontrado la total oposición de la jerarquía eclesiástica santanderina, como ya se imaginará. Como siempre, acérrima enemiga de la enseñanza laica.

            – Malos avales le acompañaban -le dije.

            – No entiendo por qué dice eso, don Rafael -dijo con extrañeza.

            – Tengo entendido que es usted un firme defensor del liberalismo -le dije-. Y que es autor de un poema en el que elogia a Napoleón.

            – Todo es cierto -contestó con humildad-. Pero no me arrepiento de sentir admiración por aquel que la historia, estoy seguro, encumbrará. Es algo que espero que mis compatriotas me perdonen.

            – Desde luego que el Emperador, además del lobo que esconde bajo la piel de cordero…

            – Que pronto nos desvelará -me interrumpió Velarde.

            – …tiene muchos talentos -continué diciendo-, que le han hecho merecer la fama que tiene.

            Velarde, que daba continuas muestras de nerviosismo, agitándose en su asiento, se levantó de repente como un resorte.

            – Acabo de ver a un amigo con el que es preciso que cruce unas palabras. ¿Me sabrán disculpar?

            Y sin esperar respuesta fue hasta la puerta donde un hombre, vestido con levita y con un bicornio en la mano, escrutaba el local como si buscara a alguien. En seguida le reconocí: era el alférez de fragata Juan Van Halen. Un hombre al que me presentaron la tarde anterior en la sala de armas y que juzgué de momento, sin tener demasiados motivos para ello, como un aventurero del que uno no se debe fiar. Tras él había otro caballero que se mantenía algo retrasado, más que de otra cosa, pendiente de lo que pudiera pasar en la calle. Después supe que se llamaba José Heceta, y que era íntimo amigo y compañero de armas del anterior.

            En ausencia de Velarde departí con el señor Mor de literatura y algo de política.

            – … ese Moratín, paniaguado del maldito Godoy –me decía cuando Velarde regresó a la mesa.

            Al regresar, el capitán estaba más alterado de lo que estaba cuando se marchó. Yo, por mi parte, di un último sorbo a mi jícara de chocolate y me dispuse a levantarme.

            – Permítanme que les abandone -me disculpé-. Entro ahora de servicio.

            – Vaya, teniente, vaya. Mañana habrá que estar muy despierto -me dijo Velarde profético-. Por lo que pueda pasar.

 

©Miguel Reseco

©Recuerdos de un artillero

EL BILINGÜISMO QUE NOS INVADE

abril 26, 2017

0426AA

ARMONICEMOS LA INVASIÓN

abril 24, 2017

0424A0424B