Archive for the ‘Uncategorized’ Category

NAPOLEÓN vs.VILLENA

septiembre 19, 2018

La iglesia convento de San Juan y San Pablo de Peñafiel fue fundada por el infante Don Juan Manuel (1282-1348), nieto de Fernando III el Santo y uno de los principales escritores de la Edad Media. Donó para ello su alcázar a la orden de los dominicos e hizo venir albañiles mudéjares de Toledo para la construcción. Dispuso que al morir se le enterrara allí y que se depositara en el convento un ejemplar de cada una de sus obras.

 mde

Fue un sucesor suyo, Don Juan Manuel de Villena y de la Vega, favorito de Felipe el Hermoso y de Carlos I, muerto en 1545, el que mandó construir en esta iglesia, una capilla funeraria de estilo plateresco con reminiscencias góticas. En 1809 su tumba fue destruida por los soldados del ejército francés.
Cuando escucho a alguien decir que José Bonaparte podría haber sido un buen rey, y añaden, si le hubieran dejado, pienso yo, si le hubieran dejado los suyos.

Anuncios

UNA PESADA BROMA

septiembre 18, 2018
dRAGON r aLMASA[3]

Haz clic en la imagen si quieres saber lo que pasó en Dinamarca.

Gracias a Germán A., amigo que me dio a conocer a este personaje

La primera referencia que he podido obtener de Agustín Mollón, es la noticia que el 10 de septiembre de 1802, se publica en la Gazeta de Madrid. Se trata de una nota en la que se cita a don Agustín Mollón, cadete de carabineros de María Luisa, con relación a un examen de Geometría que realizó el 25 de agosto, de ese mismo año, en la ciudad de La Coruña. En este examen, don Agustín Mollón, fue uno de los premiados.

En la misma publicación de fecha 27 de septiembre 1807, se anuncia la concesión del grado de alférez al portaguión don Agustín Mollón, destinado entonces en el regimiento de dragones de Almansa.

Don Agustín acudió a Dinamarca acompañando a don Pedro Caro y Sureda, tercer marqués de la Romana, formando parte de la División del Norte, que inició su marcha el 22 de abril de 1807. Una brillante idea de Napoleón, que al tiempo que reforzaba su contingente en contra de Suecia, la muy díscola, que se había negado a apoyar el bloqueo marítimo contra la Gran Bretaña ordenado por el Corso, en virtud de los tratados suscritos con España, dejaba desguarnecida la península, de parte de lo más granado de la tropa española, facilitando su posterior invasión. Una bonita carambola.

Es seguro que don Agustín viajó con su regimiento, los Dragones de Almansa, que junto con los de Lusitania, la caballería de línea del Rey y la del Infante, fueron los que se desplazaron hasta Dinamarca, saliendo desde España, ya que el del Algarve y los Dragones de Villaviciosa, viajaron desde Etruria.

Las noticias de lo ocurrido en Madrid el Dos de Mayo no llegaban a tierras danesas. Es más, los franceses interceptaron la correspondencia. Incluso impedían a cañonazos que cualquier barco se acercara a las costas.

        La tarde del 9 de julio un grupo de oficiales españoles acababa de comer en una taberna del pueblo en el que estaban acantonados, Odense. Compartían sobremesa con un joven teniente apellidado Bloch, con el que habían hecho amistad, hasta el punto de que el joven Bloch ya chapurreaba el español.

Quiso la mala suerte que el teniente danés se encontrara en esa fase avanzada de embriaguez en la que el afectado se siente dotado de una gran comicidad.

De repente, Bloch se levantó, llevó su carabina a la cara, y apuntando al pobre don Agustín dijo: “Si fueras mi enemigo, lograría matarte atravesando tu sombrero”.

En la seguridad de que el arma estaba descargada, quiso acentuar la supuesta comicidad de la escena apretando el gatillo. El disparo tronó en la estancia. Don Agustín cayó muerto, al tiempo que la carabina caía al suelo. Los españoles alertados por el ataque desenvainaron sus sables y rodearon al danés. El joven teniente estaba aterrorizado. Los españoles bajaron sus sables, comprendiendo que había sido un desafortunado accidente

Bloch fue arrestado. El tribunal militar que investigó el accidente condenó al teniente a pagar una multa de cuarenta monedas de plata.

Ya se sabe que el alcohol solo combina con la pólvora, cuando se usa para hacer que el soldado se convierta en una máquina de matar enemigos. Me viene a la memoria una bebida de la que alguna vez me habló un antiguo Alférez Provisional, mi padre, a la que llamaba ‘saltaparapetos’.

Pero no así en la retaguardia. Durante el ocio, si se bebe, y se bebe, no se ha de mezclar, al menos con las armas de fuego, ya que el fuego se convierte en fuego amigo, que no deja de resultar un enemigo.

Si visitas Dinamarca, amigo, y pasas por Odense, acércate a la plaza de San Juan. Allí encontrará los restos de un antiguo cementerio. En él, bajo una piedra que el paso de tiempo, el cronológico y el otro, han deteriorado hasta borrar la inscripción, reposan los restos del oficial español don Agustín Mollón.

Busca la piedra y dedica una oración si eres creyente, o un respetuoso silencio si no lo eres, a ese compatriota que, si encontró la muerte de una forma tan absurda, viajó hasta allí tras tu bandera.

Miguel Reseco

 

ORDEN DEL REY

septiembre 16, 2018

muchachos-jugando-soldados--620x349Orden del rey ha venido
a los chavales de ahora
que se vayan a la guerra
a defender su corona.

La corona está en Bayona
hemos de ir a salvarla
hemos de ganar la guerra
a bayoneta calada.

https://funjdiaz.net/a_canciones2.php?id=323

 

PATRÓN DE ESPAÑA

julio 25, 2018

268 Santiago de Querétaro

El 25 de Julio de 1531, un ejército formado por españoles, tlaxcaltecas, mexicas y chichimecas ocupó el Cerro de Sangremal dispuestos a entablar combate con los queretanos, pobladores de la región.
Pelearon cuerpo a cuerpo, durante once horas sin que ninguno de los contendientes se rindieran, ni se pusieran en fuga. Hasta que en el cielo apareció el Apóstol Santiago a caballo intercediendo porque se diera fin al combate.
Ante semejante visión, los queretanos depusieron la armas, y respiraron aliviados los españoles, que ya veían perdida la batalla.
Así fue conquistada por el cacique Don Fernando de Tapia, Conín, de la nación otomí,
Desde aquel día la cuidad es conocida como “Santiago de Querétaro”.

SUSPENSO EN HISTORIA POR FALTA DE MEMORIA

julio 16, 2018

oznorCuando uno visita la Iglesia de el Carmen de Madrid, ayer dieciséis de julio ha sido un día muy adecuado, si se fija en el retablo mayor, llama la atención encontrar a Virgen sola, sin la acostumbrada compañía del Niño. Ciertamente no es la imagen habitual de la Virgen del Carmen.

Según he sabido, es esta una obra del siglo XVII, de Gregorio Sánchez Barba. Al parecer, esta es otra de las formas de representar a esta Virgen; en este caso, aparece en el momento en que San Simón de Stock recibe arrodillado, el escapulario de sus manos.

Sorprende entonces no ver al tal San Simón.

El enigma encuentra su solución en la memoria histórica. Sí, durante la Guerra Civil, el templo fue primero saqueado por grupos afines a la República, pero con unos tintes ciertamente violentos. El caso es que tras tomar todo lo que pudiera tener valor, sin duda para apoyar su lucha, decidieron emplear la iglesia como checa.

Y entre tortura y tortura decidieron atarle unas cuerdas al bueno de Simón y liberarle del retablo. Acabó haciéndose añicos contra el suelo. Lo mismo intentaron con la Virgen pero, milagrosamente, ni tirando de las cuerdas con una camioneta, que consiguieron meter en el templo, lograron derribarla.

Quizás la frustración fue la que les llevó a profanar la cripta y retratarse con las momias de la monja. Pero esa es… otra historia.

 

A REY DEPUESTO, REY PUESTO

junio 21, 2018

AduC_237_Bonaparte_(Joseph,_1768-1844)Esto decía el pasquín que acompañó en el Madrid más ariscado, a la proclama que anunciaba nuestro nuevo rey, José Bonaparte, el que el Corso nos puso impuso:

«En la plaza hay un cartel
que nos dice en castellano,
que José, rey italiano,
roba a España su dosel;
y al leer este cartel,
dijo una maja a su majo:
– Manolo, pon ahí abajo
que me cago en esa ley,
porque acá queremos rey
que sepa decir carajo»

El hombre que pudo cambiar la historia de España

junio 10, 2018

Origen: El hombre que pudo cambiar la historia de España

Canción: La Tirana de la Convención

mayo 19, 2018

Escucha al genial Joaquín Diaz
aquí:

Nadando En Actualidad

La Tirana de la Convención:

INTRODUCCIÓN:

Es una canción popular que resonaba en las calles españolas durante la guerra de la Independencia, escrita en el año 1793 aproximadamente.  

Durante la época de la Revolución Francesa, las canciones populares normalmente acompañaban los alborotos callejeros, ya que eran una forma de denuncia y de protesta.  Fueron una de las vías principales para la transmisión de ideas revolucionarias debido al lenguaje cotidiano y vulgar que empleaban, el cual permitía que su mensaje llegase a todo tipo de público. Sus autores eran personas pertenecientes a cualquier clase social y las melodías que componían eran sencillas, de manera que fuesen pegadizas o al menos fáciles de recordar. Estas canciones no eran extraordinarias composiciones musicales, pero sin embargo, tomaron un papel decisivo en la Revolución Francesa, ya que ensalzaban el sentimiento revolucionario de la población. 

DESCRIPCIÓN:

 La canción habla sobre una figura femenina ficticia llamada…

Ver la entrada original 381 palabras más

BANDO DEL ALCALDE DE MÓSTOLES. HIGUERA.1808

mayo 13, 2018

Cortegana, el último destino del bando de los alcaldes de Móstoles

HIGUEREÑEANDO De ayer a hoy... a siempre

El dos de mayo de 1808, los madrileños se alzaron contra los franceses al grito de independencia luchando, contra un ejército infinitamente superior, como leones y muriendo como héroes bajo las balas gabachas y que hombres, mujeres y niños eran asesinados por mandato del sanguinario general Murat. ([1767-1815] Cuñado de Napoleón. Gobernador de Madrid. Rey de Nápoles).

El eco de los hechos anteriores llegó a los oídos de tres personajes que pasarían a la historia por la idea que pusieron en práctica. Se trata de D. Juan Pérez Villamil (y Paredes. Puerto de Vega [Asturias] 1.5.1754 – Madrid, 20.2.1824) , Fiscal del Supremo Consejo de Guerra, que poseía casa y huerta en Móstoles y que pasaba allí temporadas;MÓSTOLES 9 D. Andrés Torrejón García y D. Simón Hernández (En el traslado del bando de Independencia insertado en el manuscrito hallado en Cumbres de San Bartolomé, que le ofrecemos, aparece la firma de…

Ver la entrada original 807 palabras más

NO HAY JUSTICIA EN BURGOS

abril 18, 2018

18 de Abril de 1808. Para tal día hacía ya muchos que Burgos se veía invadido por los ejércitos de Napoleón sin que nadie supiese, a ciencia cierta, el motivo de su llegada a España. En las altas esferas del Poder se creía que venían como amigos y que iban de paso para Portugal; que tal vez, pensaban algunos, traían el propósito de robustecer la autoridad del recién proclamado Fernando VII. El pueblo, con instinto admirable, recelaba que algo se tramaba contra España; observaba que los extranjeros se portaban más como invasores que como huéspedes; veía sus peticiones crecientes, su conducta poco amistosa, y un malestar sordo y callado dominaba en las gentes.
Poco hacía que el nuevo monarca había pasado por Burgos dirigiéndose a buscar al que estimaba su gran amigo Napoleón Bonaparte. Éste debía haberle esperado en Burgos, pero aquí no llegó. Ciegos el monarca y cuantos le aconsejaban, siguieron a Vitoria desoyendo las prudentes advertencias del Ayuntamiento de Burgos que, al tener noticias de que el rey había inopinadamente salido para la capital alavesa, aún extremó su patriótica actuación enviando a aquella ciudad comisionados que le advirtieran y suplicaran no siguiese adelante, gestión que ningún resultado obtuvo. Fernando dijo que había leído la carta del Ayuntamiento que los comisionados le llevaron, y que agradecía su celo… pero marchó a Bayona.
DibujoParte de las tropas francesas en Burgos acantonadas, salieron hacia Vitoria el 17 de Abril, al encuentro, según decían, de Napoleón. Parece, así lo dicen quienes entonces vivían, en documentos que están publicados, parece digo, que tales tropas encontraron en su camino a un correo español o a un guardia de Corps que traía pliegos para Burgos o, no está ello bien averiguado, para la Junta de Gobierno de Madrid. Le detuvieron, le registraron, aún se dijo que se apoderaron de la correspondencia.
Los elementos populares de Burgos, enterados con indignación de este hecho, se reunieron en grupos el 18 de Abril y acudieron a protestar violentamente ante el Intendente de la Ciudad, marqués de la Granja, quien les desatendió, “les hizo poco caso” dice un testigo presencial. La indignación fue creciendo: “Muera –decían las gentes–, ya no hay justicia en Burgos.” Atemorizado el Intendente, corrió, acompañado de personas respetables que le protegían, a refugiarse en el Palacio Arzobispal, situado entonces, como es sabido, en la plaza que hoy llamamos del Duque de la Victoria, porque allí creyó estar seguro ya que existía una guardia francesa, pues en tal edificio estaban preparadas las habitaciones para Napoleón.
El pueblo, enfurecido, arreciaba en sus “mueras”; y gritaba “fuera esa guardia”; llegó a arrojar algunas piedras, pretendió desarmar a un centinela, y entonces el jefe de la guardia, bárbaramente, sin previo aviso, ordenó hacer fuego, y dice Palomar, artesano burgalés que anotó estas y otras noticias curiosas: “A la primera descarga, tres hombres quedaron muertos en el suelo.”
Nada más pasó; aterrados los burgaleses, incapaces de hacer frente a las fuerzas que de varios sitios acudieron, se retiraron dolidos, irritados, jurando venganza. Allí puede decirse que empezó la Guerra de la Independencia; aquella fue la primera sangre española vertida, días antes de que la salida de las personas reales del palacio de Madrid diera lugar, el 2 de mayo siguiente, a los heroicos hechos y a las terribles matanzas de patriotas españoles que la Historia ha descrito y todos recordamos.
pza_f_iiiAquellos tres hombres, víctimas de la tropa extranjera por oponerse a los invasores, fueron los primeros españoles muertos por la independencia patria. Sus nombres obscuros, eran pobres menestrales a cuyas familias el Ayuntamiento socorrió, han estado olvidados mucho tiempo. El propio don Anselmo Salvá, que acerca de Burgos en la Guerra de la Independencia, escribió un libro, acaso el mejor de los suyos, no los conocía: eran Manuel de la Torre, Nicolás Gutiérrez y Tomás Gredilla.
Halló tales nombres en un documento de la época don Juan Albarellos y los publicó en su importante obra Efemérides burgalesas. Y ahora al fin –si la lápida se hubiera labrado en 1909 no figurarían en ella–, ahora van a quedar esculpidos en piedra para ejemplo de las generaciones venideras. El hecho es sencillo; sencilla y toscamente le he relatado, acuciado por la urgencia de publicar este trabajo y por el miedo de hacerle demasiado largo. Pero dentro de su sencillez, significa tanto, vale tanto y sirvió para tanto, que bien merece ser conmemorado. El sacrificio de estos burgaleses que apasionada, violentamente se alzaron contra los invasores, no fue perdido. (…)”

 Las víctimas burgalesas de la guerra de la Independencia, Eloy García de Quevedo. Burgos. 1937


Habría que añadir a José Apéstegui que resulto herido, y muró tres días después.