¡NO PASARÁN!, GRITÁBAMOS

Muy difíciles de abatir eran los condenados. Esos coraceros llevaban más chapa encima que la alquitara del Tomás, el aguardentero. Y montaban unos caballos enormes. Enormes como Balán y Galeote, eran ellos también. Y enormes sus espadas.

Me fijé en él, no por nada en particular. Esos eran todos iguales. Como sacados de un mismo molde. Pero él venía solo. Iba muy seguro de sí mismo. Como el que pisa terreno conquistado. Yo le esperaba subido en el alfeizar de una ventana de un piso bajo, oculto tras un canalón saliente. Con la charrasca abierta.

0_0_0_0_666_837_csupload_68217691

Salté en el momento en el que me descubría, sentándome en su mismo caballo, pero tras él. No tuvo tiempo de sacar la espada. Con mi mano libre le estorbaba para que no pudiera desenfundar la pistola que llevaba en el arzón, suficiente para sujetarme sobre el caballo, a pesar del forcejeo. Mi otra mano se ocupaba en hurgarle bien con la punta de la navaja bajo la coraza. Adelante, atrás, hasta encontrar el hueco en el que hundirla en su carne. Hasta atravesarle el corazón.

Así era como había que hacer para sacrificar una tortuga antes de cocinarla. Al menos, eso fue lo que me contó un alpargatero de la plaza de la Paja, que había estado en las Indias, y que decía que allí las había comido.

El caballo trastabillo, y se venció. Una vez libre de nuestros pesos siguió camino. Para entonces, el coracero ya había abandonado este valle de lágrimas.

Lo malo es que me entretuve tanto en el matarile, que di tiempo a que otro me descubriera en plena matanza. Esta vez fui yo el sorprendido, y el que probó acero ajeno.

Buen guiso sí que hicimos nosotros de los primeros coraceros que quisieron entrar por la Puerta de Toledo. Aunque más tarde, sus compañeros, mucho se lo supieron cobrar con nuestra sangre.

© Vidas Sacrificadas

© Miguel Reseco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: