SAUVEZ MA FACE, VISEZ À MON CŒUR… FEU!

(Respetad mi rostro, apuntad al corazón… ¡Fuego!).

CARTA DE JOAQUIM MURAT ESCRIBIÓ A SU ESPOSA, ANTES DE SU EJECUCIÓN

Murat 2

Mia Cara Carolina

L’ ora fatale è seguita con non poche lagrime. Io cesso di vivere in qualche supplizio. Tu non sarai più Sposa, ed i miei ragazzi non avranno più Padre. Sovvenitevi di me. Non bandite la mia memoria. Io muoro innocente. La mia vita é stata tolta per un giudizio ingiusto. Addio mio Achille! Addio mia Letizia! Addio mio Luciano! Addio mia Loisia! Mostratevi degni di me. Io vi lascio sopra di una Terra e regno in mezzo a numerosi nemici. Siate sempre uniti; Dio vi benedirà. Non maledite giammai la mia memoria; e sovvenitevi il gran dolore, che io provo al momento di moriré lontano dà miei figli, lontano dalla mia amica; e di non avere alcun’amico per chiudermi le palpebre. Alla mia Carolina Addio. Addio miei figli. Ricevete la mia paterna B.ne, le mie tenere lacrime. I miei ultimi abbracci. Addio Addio. Voi non dimenticate mail v.ro Padre disgraziato

Gioacchino

Dal Pizzo 13 8. bre 1815

Murat. Retrato de Francisco Gérard, 1801.

Mi querida Carolina. La hora fatal se aproxima, entre no pocas lágrimas. Abandonaré la vida en el cadalso. Ya no serás más mi esposa, y mis hijos ya no tendrán más padre. Recordarme, no me desterréis de vuestra memoria. Muero inocente, me quitan la vida tras un juicio injusto. ¡Adiós mi Aquiles! ¡Adiós mi Leticia! ¡Adiós mi Luciano! ¡Adiós mi Luisa! Mostraros dignos de mí. Os dejo sobre una tierra y en un reino entre enemigos. Manteneos siempre unidos, Dios os bendecirá. No maldigáis jamás mi memoria,  y recordar el gran dolor que yo siento, al tener que morir lejos de mis hijos, lejos de mi compañera, y sin un amigo que cierre mis ojos.

A mi Carolina Adiós. Adiós mis hijos. Recibid mi paternal bendición, mis tiernas lágrimas, mis últimos abrazos. Adiós. Adiós. No olvidéis a vuestro desafortunado padre.

Joachim

En Pizzo, a 13 de octubre de 1815

1280px-El_Tres_de_Mayo,_by_Francisco_de_Goya,_from_Prado_thin_black_marginHe aquí la última carta que escribió Joaquín Murat, a la que estaba a punto de ser su viuda. El que apoyó a Napoleón para llegar a dictador. El que quiso ser rey de España, y lo logró de Nápoles.

Una carta muy emotiva, que destila una sensibilidad que estuvo muy ausente de este hombre, cuando sentenció a tantos madrileños, tras un juicio sumario, a la misma pena. Ausente cuando tras su asesinato, prohibió que durante más de una semana permanecieran los cuerpos insepultos.

Como él le dijo a uno de los que condenó: El que a hierro mata a hierro muere.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: