TRISTEMENTE CÉLEBRE HIJO DE… LA FRANCIA

De todos los generales de Napoleón que tuvimos la mala fortuna de que vinieran ocupando con sus tropas la península, quizás fue Grouchy uno de los que más dolor causó, aunque no fuera el que más daño ocasionara.

Su vida sufrió tales avatares que, respecto a su estancia en España su biografía apenas aporta más dato que, estuvo destinado en Madrid en 1808.

Y es que hay que reconocer que Emmanuel Grouchy fue un militar que luchó por serlo toda su vida. Y por ello sufrió. Fue depurado y colocado en la guardia nacional debido a su condición de noble, hasta que por sus méritos en la represión de la Vendeè la Convención le restituyó su empleo de general. Cayo herido y preso de los rusos. Al cabo de un año de cautiverio fue liberado. Destacó en las batallas de Jena, Eylau y Friedland. Retirado por el gobierno de la primera Restauración, se le permitió reincorporase al mando cuando volvió Napoleón. Fue quizás el mayor responsable de la derrota de Waterloo, ya que durante una carga, en su avance se pasó de parada. Tras la derrota sufrió destierro, aunque pudo volver a Francia tras la revolución de 1830, recuperando todos sus derechos y siendo nombrado par de Francia.

Pero yo quería destacar esa etapa madrileña, tan desconocida fuera de nuestra Patria, y por ende en ella.

El motín del día dos de mayo de 1808 en Madrid fue reprimido a sangre y fuego, disparando a matar sobre todo lo que se moviera en las calles, sobre lo que se asomara a las ventanas, desalojando las casas desde las que se creía que se podía haber hecho fuego sobre las tropas imperiales, y de aquellas en que se presumía que había cosas de valor, arcabuceando a sus ocupantes, saqueándolas e incendiándolas después.

Como si esta represión no hubiera sido suficiente para haber amedrentado y sometido a la población, se hizo público un bando firmado por Murat, en el cual se condenaba a muerte a todo aquel español detenido durante el alzamiento popular, así como a todo aquel sorprendido, durante o con posterioridad, con un arma o con cualquier artículo que pudiera ser usado como tal. Para presidir el tribunal, Murat nombró al general Grouchy, por entonces gobernador de Madrid, y para nuestra vergüenza, al frente de una comisión de militares españoles.

napoleonicaespaadosdema

Por su parte, el Real y Supremo Consejo de Castilla publicó una proclama en la que declaraban ilícitas las reuniones en lugares públicos y ordenaba la entrega de todas las armas blancas y de fuego.

¡Qué buenos vasallos si tuvieran buenos señores!

Esa noche, en el Prado, en el Retiro, en la Puerta de Alcalá, en la plaza de la Cibeles, en el portillo de Recoletos y en los campos de La Moncloa se fusiló a decenas de patriotas.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: