FRANCISCO GALLEGO DÁVILA

“Tengo por enemigo a una nación de doce millones de almas, enfurecidas hasta lo indecible. Todo lo que aquí se hizo el dos de mayo fue odioso. No, Sire. Estáis en un error. Vuestra gloria se hundirá en España.”
José I Bonaparte

Mi nombre es Francisco Gallego Dávila, soy natural de Valdemoro. Desde que era muy pequeño entregué mi vida al servicio del Señor. Los últimos años los he pasado como capellán en el Convento de la Encarnación, aquí, en Madrid.

FranciscoGallegoDavilaEl Jueves Santo pasado me mandaron cerrar las puertas de la iglesia al caer noche, no fuera a ser que, aprovechando el ambiente que reinaba en la ciudad, los gabachos entraran para robar y profanar el templo.

Quizá se me niegue disfrutar de la gloria del Señor, pero hoy he entrado en la Historia. Y no es por vanidad, que mi Señor bien cono mis pecados. He alcanzado el dudoso honor de ser sentenciado a muerte por el mismísimo Joaquín Murat, el duque de Berzas. Así es.

Desde muy temprano hoy me eché a la calle a batirme con los héroes, como uno más: primero frente al Palacio Real, luego fuimos retrocediendo hasta llegar el Postigo de San Martín. Nunca me sentí más orgulloso de lo que hacía; sin embargo, cuando me encontraba en medio del combate, apareció un tal Domingo Pérez (un Ayudante de la Real Caballeriza me dijeron que era), y me lo afeó. No dejó de insistir para que me retirara. Que volviera con mis monjas. Que tuviera en consideración mi condición, me dijo. Está claro que no le hice caso.

Cuando me llevaban detenido, acusado de haberme sorprendido portando un sable, nos cruzamos con el mismísimo Murat. Lástima estar atado y sin el sable al alcance de la mano. Al señor duque debió sorprenderle mi vestidura talar. Hizo detener con un gesto a los que me llevaban y con la mirada les interrogó. Una vez le informaron se dirigió a mí.

– El que hace mal, que espere otro tal.

– Qui in gladio occiderit, gladio peribit, te digo yo a ti también. No sabes con quien te estás metiendo. No eres enemigo para mi Señor.

– ¡Malditos curas! Acabaremos con vuestra Iglesia, aunque tengamos que acabar con vosotros primero –graznó el pájaro emplumado-. ¡Lleváoslo! No dejéis de apuntarlo en la lista.

Joaquín Murat, rey de Nápoles y mariscal de Francia. Retrato de François Gérard, en 1808.Don Francisco fue arcabuceado por los franceses la madrugada del 3 de mayo de 1808 junto a otros cuarenta y tres patriotas, elegidos por sorteo entre otros capturados. Las víctimas procedían de los depósitos de detenidos de Chamartín, de la Puerta de Santa Bárbara y del Cuartel de los Gilitos. Tras haber sido ofendidos de palabra y obra, se condujo al grupo elegido hasta la Montaña del Príncipe Pío. Allí, a las cuatro de la mañana, fueron arcabuceados junto a la tapia y abandonados en una fosa cavada por sus verdugos. Don Francisco fue retratado en su momento final por su tocayo Goya, en el cuadro de Los fusilamientos del 3 de Mayo, se le reconoce fácilmente por la tonsura de su cabeza y el hábito gris que lleva. Permanecieron en el fondo de la fosa, sin recibir cristiana sepultura, durante nueve días. “Que no se toquen los cadáveres“ ordenó Murat como escarmiento que sujetara la ferocidad de los madrileños y para evitar que las exequias fueran germen de nuevos altercados.

Cuando las autoridades francesas permitieron dar sepultura a los héroes, los hermanos de la Congregación de la Buena Dicha rescataron los cuerpos y los enterraron en un pequeño cementerio próximo, propiedad de los empleados del cercano Palacio Real.

“El día 12 de mes de Mayo de 1808 fueron enterrados en el campo santo de esta Real Parroquia de San Antonio de Padua de la Florida, 43 difuntos que fueron hallados en un hoyo de la montaña que llaman del Príncipe Pío: los mismos que fueron arcabuceados por los franceses el día 3 de dicho mes a las cuatro de la mañana, y al tiempo de la excavación fueron reconocidas las personas siguientes: Manuel Antolín, D. Francisco Gallego y Dávila, Juan Antonio Serapio, Domingo Braña, Rafael Canedo, Antonio Mazías de Gamazo, Antonio Zambrano, Martín de Ruicavado” acompañada de la siguiente nota al margen: “Españoles arcabuceados por los franceses”. Del “Libro de entierros que principia este año de 1799″, fol. 8. vto. Año 1808.

©MIGUEL RESECO

©SOLO PERSONAS

Anuncios

Etiquetas: , , ,

3 comentarios to “FRANCISCO GALLEGO DÁVILA”

  1. Ramon Rubio Says:

    Acabo de tropezarme con este blog, ha sido por casualidad
    Por lo que he podido ver en el, me ha encantado
    Soy muy aficionado a la fotografia y estoy preparando una trabajo sobre el tema del 2 de mayo en Madrid, que para mi es apasionante
    El trabajo lo estoy subiendo al Flickr, estoy pergueñando una álbum, la verdad es que no he hecho más que empezar, falta muchísimo pero, poco a poco irá http://www.flickt.com/photos/fotos_de_madrid/sets
    Hay ideas y documentación en este blog que puedo adaptar como pies de foto
    Gracias. Me ha parecido un buen blog

    Le gusta a 1 persona

    • José Blas Molina y Soriano Says:

      Me encanta que te haya encantado.
      Aprovecho para invitarte a visitar mi canal de YouTube, donde quizás encuentres algo que también te interese.
      Y muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  2. deplacion laser madrid Says:

    Genial tu aporte de información a la comunidad es realmente valiosa.
    Muchas gracias! y Felicidades

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: