¿POR QUÉ LOS LLAMAMOS GABACHOS CUANDO QUEREMOS DECIR FRANCHUTES?

El origen del apelativo gabacho es variado, y eso es porque los expertos no se ponen de acuerdo en elegir uno solo. Pero en lo que sí hay coincidencia es en asociarlo con algo malo. De modo que se puede decir que es un término peyorativo.

Pues sí. Se daba este apelativo a quienes entraban en la península desde el otro lado de los Pirineos. Como lo hacían por necesidad, siempre aceptaban los peores trabajos, lo que sumado a su dificultad para entender y darse a entender se les tomaba por personas de escasa inteligencia, como hombres zafios.

1743041_640px

Ese origen lo confirmaría que en la lengua de la Occitania el término gavach era sinónimo de montañés grosero. Sin embargo, parece que su etimología provenzal lo hace derivar del término que designa al buche del ave o cuello con papera.

Y es que, al parecer las aguas de los arroyos que corren por esas montañas son tan puras que carecen de yodo. La falta de yodo causa un crecimiento exagerado de la glándula tiroidea, enfermedad que conocemos como bocio. Este era un mal endémico de esas comarcas, por lo que por extensión, se llamaba gabachos o bociosos a los que de allí procedían.

Pero que el término se extendiera por nuestra península solo puede deberse a la secular mala vecindad.

Lo de construir aquello que llamaron Marca Hispánica, no fue más que un valladar con el que protegerse de futuras invasiones de la gente africana[1], después de la machada que hizo Carlos Martel, frenándoles en Poitiers.

Ese egoísmo lo volvieron a dejar patente cuando acudieron a la cruzada que culminó en la batalla de las Navas de Tolosa, pero en la que la mayor parte de ese contingente de francos no llegó a participar, ya que prefirió volver grupas y hacer en las ciudades cristinas que habían dejado atrás, el botín y la degollina que el rey castellano no permitió hacer en las musulmanas que se reconquistaban.

Lo que aquí hizo después Napoleón es difícil de olvidar. Una escabechina en vidas, robos y destrucción de patrimonio. Para después marcharse y devolvernos al rey felón. Y cuando ya sin emperador conseguimos hacer jurar la constitución a Fernando, el nuevo rey francés nos manda a los cien mil hijos de su soberana madre para volvérnoslo a hacer absoluto rey.

Sin embargo, como nosotros somos como somos, fueron españoles los que ayudaron a liberar París de los nazis.

A veces nos enfadamos y les llamamos gabachos, como cuando vuelcan nuestros camiones llenos de tomates, o dan refugio a los terroristas que nos roban vidas. Pero lo hacemos deportivamente, como cuando les ganamos en el tour, en la cancha, en el circuito, en la pista…


[1] Esos pueblos que traían cultura y tolerancia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: