DESCUBRIENDO MONTELEÓN

5 de Abril

               Ruidoso como siempre, apareció Molina, El Cerrajero. Según iba sorteando las mesas, saludaba a cada uno de los parroquianos que a esa hora atestaban la taberna. Una palmada en la espalda de uno, un chascarrillo picante al oído de otro, así hasta alcanzar la mesa donde yo estaba. En seguida, se dio cuenta de que me había acabado el vino, y alcanzado el sombrero de dos picos para marcharme. Sin afectarse por ello, Molina extendió una mano abierta para que no me moviera de donde estaba, y con la otra acercó un taburete en el que tomó asiento.

Mont1

               – No tenga tanta prisa, mi teniente, que tengo que contarle lo que me ha pasado -dijo.

               Le explique que ya se me hacia tarde, pero ignorándolo me cogió el brazo que tenía apoyado sobre la mesa, y comenzó a contar su historia

               – Iba yo esta mañana por la calle Fuencarral, cuando volví la cabeza para saber por qué diantres había un perro armando escándalo. Ladraba a un caballo, al que tenía cerrado el paso. El jinete, que no era capaz de hacerse con la montura, llevaba uniforme militar, de la casaca colgaban un montón de medallas y entorchados. Pero no era militar, nada más verlo lo reconocí, y militar no era –Molina bajó la voz y me tiró del brazo, al tiempo que se acercaba-. Pues era nada menos que Su Real Majestad, disfrazado de general –dicho lo cual se retiró, soltándome el brazo-. No entendí a santo de qué venía semejante ocurrencia, pero le seguí la carnavalada.

               Al escuchar desvelar esto a Molina intenté mostrar extrañeza, a pesar de que yo sabía que en el Parque hoy se había recibido la visita de Su Majestad, vestido de semejante guisa. Y es que sabedor de que el Ministro de la Guerra había ordenado acomodar en el Parque de Artillería a un retén de franceses, pergeñó el engaño para pasar desapercibido.

               – Rápido acudí a socorrer a… -aquí Molina se interrumpió para bajar la voz- Su Real Majestad. Tal bastonazo le arreé en los lomos al chucho, que rompí el palo. Esto hizo reír mucho a S.M. y así conseguí espantar al perro.

               No pude evitar apiadarme del pobre animal. El de cuatro patas, me refiero.

               – Con una señal, el rey pidió que me acercara y preguntó si el edificio alto que se veía era el Parque de Artillería, le contesté que no, que era el Hospicio de San Fernando, pero que si él quería, yo le guiaría hasta el Parque. Y allí lo llevé.

Mont2

               – Pues menguada escolta y bonito caballerizo, le acompañaron –le dije.

               – Pero suficiente -apuntó orgulloso-. A mi cuidado dejó su montura, y con la excusa de llevarlo al pilón, para que bebiera, me dejaron cruzar el patío, y buena idea me hice de lo que allí se hacía –El Cerrajero levantó mucho las cejas, y musitó-: la mayor parte de los soldados se dedicaban a fabricar cartuchos.

               – ¡Chitón Molina! –le dije-. Que nos comprometes.

               – No os alarméis tanto, que bien sabéis de qué lado estoy -dijo haciéndose el ofendido.

               – Continua Molina que te escucho -le dije.

               – Su Majestad no tardó en salir más de lo que tardé en darle un tiento a la bota, y una vez que le hube ayudado a subirse al caballo, giró hacia el grupo de oficiales que le acompañaba y les dijo: “Sois míos. De vosotros puedo fiarme, porque defenderéis mi corona”.

               No pasó un mes sin que Molina tuviera que hacer, desgraciado destino el nuestro, uso de lo que ese día supo, guiando hasta el Parque de Monteleón, a una partida de madrileños, esta vez, para poder armarse en su lucha contra los franceses.

 

©Miguel Reseco

©Recuerdos de un artillero

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to “DESCUBRIENDO MONTELEÓN”

  1. PCA Says:

    Reblogueó esto en trasloqueves.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: