LA DESTITUCION DE GODOY

 «Bando: Por Real Orden comunicada en la tarde de este día por el Excelentísimo Señor Marqués Caballero al Ilustrísimo Señor Gobernador Interino del Consejo se participa a éste, que el Rey nuestro Señor se ha servido autorizar al Príncipe de Asturias nuestro Señor, para que forme y sustancie conforme a derecho, causa a don Manuel Godoy, ya preso. Y el Consejo, enterado de ello en la posada de S.I., ha acordado se anuncie al Público esta orden de S.M. con otra, en que manifiesta que los bienes y efectos existentes en las casas que habitó en esta Corte dicho don Manuel Godoy pertenecen a S.M.; para que confiado en su justicia y la del Consejo este pueblo se tranquilice, como lo espera de su lealtad; y que todos se retiren a sus casas inmediatamente… Madrid, 19 de marzo de 1808»

Principe de la pazGodoy es un personaje que en cuanto tuve noticia de su existencia aborrecí. Sin embargo, según conozco su época, voy sabiendo cosas de él que me hacen pensar que quizás su vida merezca un mayor estudio, y quizás, solo quizás, mi opinión una rectificación.

¿Ambicioso? Cualquiera que ingresara en la Guardia de Corps lo era, y varios tuvieron la suerte de protagonizar algunas de las páginas de la historia de la España de esos años. Varios como José de Palafox, Rafael de Riego, Agustín Fernando Muñoz, y muchos otros que no llegaron a alcanzar tanta fama.

Como primer ministro, no creo que se le pueda criticar más que a otros en su mismo puesto. Creo que la envida por su meteórica carrera, ocupando y acumulando los cargos que otros creían suyos, por derecho de cuna, hizo que se le acusara de obtenerlos más por victorias de cama, que de campaña. Esto es algo que los humanos todavía hacemos, con demasiada frecuencia.

Y lo peor fue, a mi modo de ver, que quien más contribuyo en ese desprestigio fue el príncipe Fernando, sin importarle que así señalaba a su madre, la reina, como adúltera y como lasciva. La pobre, después de veinticuatro partos, sirva como referencia, había perdido toda la dentadura, ni creo que fuera deseable, ni pienso que ella lo deseara.

Por otra parte en la correspondencia que se conserva se aprecia que la relación con los reyes fue como la de un hijo hacia sus padres. Eso sí, de un tono mucho más cariñoso y respetuoso que el de sus propios hijos. Pero es que ya les conocemos.

Igual cariño que de los reyes hacia Godoy, con frases como “solo te tenemos a ti” y “eres nuestro único amigo”.

En cuanto a su gestión en los cargos que ocupó, fue un hombre con una serie de iniciativas, típicas de la ilustración. Hay que destacar la Escuela de Veterinaria, el Observatorio Astronómico, el Real Colegio de Medicina, el Cuerpo de Ingenieros Cosmógrafos del Estado o la Dirección de Trabajos Hidrográficos.

La inquisición le acusó de llevar una vida licenciosa, lo que no hizo años después con el rey que la restauró. Pienso que influyó el haber promovido una desamortización de los bienes de la Iglesia. También quiso igualar en derechos a todos los hijos habidos, fuera y dentro del matrimonio, lo que no fue bien visto por la nobleza. Y fundó una escuela para niños discapacitados. Pero todos estos proyectos no los pudo llevar a cabo, por la oposición de los nobles, de la burguesía conservadora y de la Iglesia.

Del mismo modo que Sus Majestades le concedieron títulos, indispensables para poder disponer de los ingresos que le eran necesarios, para llevar a cabo los cargos obtenidos, también le casaron con una prima hermana de Carlos IV. Era una joven de una rama defenestrada de la familia real, a la que por una parte, la corona recuperaba, y por la otra, los reyes conseguían que Godoy ingresara en la familia real. Quizás, la mala relación entre los contrayentes hizo que Goya, que la había tenido muy buena, con los padres de la joven, la condesa de Chinchón, tomara partido en contra de Godoy.

Ciertamente, Godoy vivió una época muy difícil, agudizada por la inestabilidad que provocó la revolución francesa. Además de verse acosada por dos naciones que pugnaban por ser las más potentes de Europa, cuando ya España empezaba a dejar de serlo. Su historia la escribieron quienes le derrotaron, por eso pienso que la figura de Godoy merece un estudio detallado y libre de prejuicios.

“Esta maldita Guerra de España fue la causa primera de todas las desgracias de Francia.” Esto dicen que dijo Napoleón, y quizás su venganza fue devolvernos al rey que, por otra parte tanto reclamábamos, porque sabía que sería nuestra perdición. Y apartar a quien podría levantar España de la guerra y llevarnos a la modernidad alcanzada por otros países. Cuando Godoy llegó a Francia, Napoleón no permitió que participara en las negociaciones con los reyes de España. Es llamativo que siendo los que ganamos la guerra, la situación de España fue después de la paz, peor que la de Francia.

Miguel Reseco

Anuncios

2 comentarios to “LA DESTITUCION DE GODOY”

  1. cachito460 Says:

    Muy buen artículo felicidades.

    Le gusta a 1 persona

  2. Alejandro Says:

    Muy buen artículo. Descripción más cercana al Godoy que pudo ser, y no el personaje embarrado que nos ha llegado por la historiografía. Excelente personaje con tremenda leyenda negra detrás.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: