NAPOLEÓN EN BUITRAGO

Diario de Madrid 9 de septiembre de 1808

El supremo consejo de Castilla ha mandado que se inserten las noticias siguientes de la execrable conducta de las tropas francesas en su retirada por Buitrago y otros pueblos; como también en Medina de Rioseco quando entraron en esta ciudad.

Napoleon-Bonaparte-Mugshot-60767

La justicia de Buítrago, con fecha 10 de agosto último, refiere los sacrilegios, abominaciones, ultrajes, muertes, incendios y saqueos que cometieron las tropas francesas que á su retirada de esta corte pasaron con Josef por aquella villa el 4 del mismo. En Braojos profanaron los templos, robando sus vasos sagrados, arrojando las santas formas, y llevándose todas las vestiduras y ornamentos: en Buitrago destinaron una de las ermitas para cuadra de los caballos, con robo de las alhajas, destrozando las imágenes: en otro pueblo inmediato mataron dos hombres y una mujer; arrojaron el vino que no se bebieron, quebrando las medidas y tenajas; saquearon varias casas, matando las gallinas y cerdos, con robo de caballos, yeguas, reses vacunas y ganado lanar; saquearon todos los pueblos de las inmediaciones; quemaron 9 casas: en Gandullas abrasaron las mieses, haciendo lo mismo del bosque y lavadero del Excmo. Sr. duque del Infantado; y aun en el mismo cuarto en que se alojó Josef forzaron los escritorios, y robaron lo que había en ellos dexando a Buitrago y sus pueblos inmediatos en la mayor consternación y miseria, viéndose precisadas las gentes para libertarse de semejantes fieras, á salirse á los campos, abandonando sus casas y bienes.

Vendrían cargados de fraternité, pero nos dejaron llenos de malaleché.

Pocos meses después, el llamado por otros, que no por mí, Petit Cabrón, hizo la misma ruta pero en sentido contrario. Su intención era la de devolver a su hermano el trono abandonado tras el susto que llevó por lo de Bailen. Tan precipitada fue la marcha, que apenas pudo llevarse unos pocos cuadros y alguna alfombra, y parte de la cubertería de plata, en fin, como el que se lleva la botellita de gel cuando abandona el hotel. A su paso por Buitrago Napoleón aprovechó para ponerle unas letras a Pepe Botella. La intención era la de tranquilizarle contándole lo bien que iba lo suyo. De paso, le daba a entender que era un nenaza, y que nunca llegaría a nada si no fuera por su hermanito pequeño. Luego se echó a dormir en la mejor casa de Buitrago, donde no tuvo problema de encontrar habitación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: