LA EJECUCIÓN DE LUIS XVI

ImagenLa mañana del 21 de enero de 1793, recibida la comunión, Luis Augusto de Borbón, llamado Luis Capeto por los revolucionarios y todavía rey de Francia y de Navarra para los monárquicos, le confió a Cléry la tarea de dar el último adiós a sus parientes y abandonó el Temple en carroza. A las diez y cuarto de la mañana, el condenado llegó al lugar en el que se encontraba instalada la guillotina, la entonces llamada Plaza de la Revolución.

Al bajar de la carroza se quitó la chaqueta, se desabrochó la camisa de lino y se apartó el pañuelo del cuello. Algunos guardias trataron de atarle las manos, pero Luis se negó indignado: «Haréis lo que se os haya ordenado, pero no me ataréis nunca». Edgeworth lo ayudó a subir los empinados peldaños del cadalso y, alcanzado el palco, el verdugo Sanson le cortó la coleta y finalmente tuvo que acceder a que le ataran las manos, espoleado por Edgeworth, quien le dijo que ese sería su «sacrificio final».

Tras todo esto, Luis de Borbón preguntó si los tambores redoblarían durante su ejecución; el otrora Luis XVI de Francia, logrando apartarse del verdugo, hizo ademán de volverse hacia el pueblo de Francia siendo detenido en el intento; llegó a exclamar:

«¡Pueblo, muero inocente de los delitos de los que se me acusa! Perdono a los que me matan. ¡Que mi sangre no recaiga jamás sobre Francia!». El verdugo refirió más tarde en sus memorias que «[el rey] soportó todo eso con una compostura y una firmeza que nos asombró a todos nosotros. Estoy convencido de que sacó su fortaleza de los principios de la religión, de los que nadie parecía más convencido y afectado que él». Uno o dos minutos después de las diez y veinte, la cuchilla de la guillotina cayó sobre el cuello del rey, segando su vida.

Decapitado ya, un joven miembro de la Guardia Nacional recogió la ensangrentada cabeza y la mostró al pueblo paseándose por el cadalso. Se oyó un rugido que proclamaba «¡Viva la República!». La mayoría de los presentes comenzó a entonar La Marsellesa, mientras algunos espectadores empezaron a bailar en círculo alrededor del cadalso. Otros se afanaban en recoger la sangre que se había filtrado a través de los maderos del cadalso; algunos la probaban. Un ayudante del verdugo subastó las prendas y el pelo del difunto Luis XVI. Los guardias, mientras tanto, colocaron el cadáver junto con la cabeza en un cesto de mimbre que trasladaron a un carro. Éste se dirigió más tarde al cementerio de la Magdalena, donde fue inhumado Luis XVI de Borbón, último monarca del Antiguo Régimen francés. En la Restauración (1815-1830), bajo el reinado de su hermano Luis XVIII (1815-1824), sus restos fueron trasladados junto a los de la reina María Antonieta a la basílica de Saint-Denis, donde se inhumaron de nuevo en ataúdes de plomo, en un mausoleo propio digno de un monarca francés.

A su muerte, su hijo de ocho años, Luis Carlos, se convirtió automáticamente para los monárquicos y los monarcas europeos 84 en el Rey Luis XVII. La reina María Antonieta, al igual que su marido, fue condenada a la guillotina, a la que tuvo que enfrentarse el 16 de octubre de 1793, el igual que tuvo que hacerlo Madame Isabel (la hermana de Luis XVI) el 10 de mayo de 1794. El niño Luis XVII murió en misteriosas circunstancias, puede que a causa de la tuberculosis, el 8 de junio de 1795. Sólo su hermana María Teresa sobrevivió a la Revolución, viviendo en completa soledad durante un año tras la ejecución de su tía Isabel; al final de la guerra fue usada como rehén y liberada el 26 de diciembre de 1795. Se exilió en Austria, donde residían sus familiares, y, atendiendo a los deseos de sus padres se casó con su primo Luis Antonio, duque de Angulema.

Anuncios

3 comentarios to “LA EJECUCIÓN DE LUIS XVI”

  1. Crisanto Lorente Says:

    buenisimo Crisanto Lorente Glez. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  2. berni Says:

    hola! de quien es el cuadro que sale alguien sujetando la cabeza de luis xvi?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: