UN VINO CON MUCHO CUERPO

Cuentan que ese vino familiar, casero, “sin química” le dicen, que llamamos vino de pitarra, se reforzaba con huesos de jamón, incluso con gatos muertos.

tinajas de cementoLo que sí es cierto, es que durante su fermentación, el vino desprende una importante cantidad de dióxido de carbono, que es más pesado que el aire, desplazando a este. De modo, que es posible que en las mal ventiladas bodegas, algún gato o roedor curioso, cayera en el interior de la tinaja, donde se ahogaría y desaparecería, fruto de la fermentación.

Oí contar que en el interior de una tinaja, se encontró, un día cuando la limpiaban, el anillo de un marido que una noche de frio invierno al hogar no regresó. Quizás fue descubierto por quien no esperaba cuando regresaba de donde no debía.

Bien, pues abundando en el tema, existe una anécdota que ocurrió durante la invasión napoleónica. Con cierta frecuencia, algún paisano se veía en la necesidad, siempre por evitar males mayores, de ajusticiar por su mano a un franchute. Y por su propio bien y por el de los suyos, tenía que borrar toda prueba de su buena acción*. El caso es que según una leyenda rural cuenta, hubo casos en que luego de matarlos los sumergían dentro de las tinajas de vino, que la sed gabacha había mantenido intactas. Ciertamente, nadie osó levantar la tapa de semejantes tinajas en tanto hubo gabachos en nuestra tierra. Y cuando al cabo de seis años, la guerra terminó, el que podía recordar ya no vivía, y el que vivía se había olvidado con la alegría, el caso es que se agotó en celebraciones el contenido de las tinajas, hasta que se quitaron las ganas de seguir bebiendo cuando comenzaron a aparecer hebillas y botones.

Según parece, fue vino tan famoso el de esas cubas, por su calidad o por el regocijo de la ocasión, que con orgullo se le llamó “vino de francés”.

¿Quién dijo que no es bueno el vino para guardar secretos?

Según me contaron, años más tarde fueron los propios franceses, los que pusieron esta técnica en práctica, pero con soldados alemanes.

Miguel Reseco


* ¿Será pecado matar franceses? No señor, antes bien se merece mucho si con esto se libra la Patria de sus insultos, robos y engaños. Catecismo patriótico español ante el invasor francés.
Anuncios

Etiquetas:

10 comentarios to “UN VINO CON MUCHO CUERPO”

  1. eeee Says:

    No es que se “reforzara” con huesos de jamón o gatos muertos. Es que para filtrar el vino se utiliza grasa, serrín o sangre.

    Le gusta a 1 persona

    • José Blas Molina y Soriano Says:

      Pues muchas gracias, sobre todo por la atención de haberme leído. También me han dicho que se hacía para que arrancara la fermentación.
      Sé muy poco de química, y de enología…, bueno, me gusta beber vino.
      Ya me imaginaba que habría más leyenda que ciencia, pero me parecía curiosa la historia. Solo he intentado contarlo de la manera más amena posible.

      Me gusta

  2. ARC Says:

    Me temo que además de todo lo que han dicho, lo de que cayera algún animal no es descabellado pensarlo. Y lo del gabacho tampoco.

    Le gusta a 1 persona

  3. Vinilocura Says:

    «En la anochecida, cuando el extraño pasó a nuestro lado, le abrimos el cráneo con el grueso sarmiento que usamos en estas ocasiones. Un solo golpe, certero y sin rabia, nada más. El sombrero que el desconocido llevaba requintado en la cabeza rodó como a diez pasos. Mi hermano lo levantó del almagre y se lo puso en la suya. Sería un buen año aquel. Encendimos el candil. Su luz hizo rebrillar las palas. Nos remangamos y estudiamos con curiosidad el cuerpo durante unos segundos antes de enterrarlo al pie de una cepa, primorosamente, bien encamado en la hondura, como manda la tradición en vísperas de vendimia, para que su sangre retinte las uvas, para que su cecina nutra las raíces y rice los pámpanos, para que sus huesos den vigor a esta tierra requemada por la calígine y pongan a crecer el viñedo hasta que corran los jugos, nobles, únicos, virtuados por su secreto fermento».

    De ‘Los buenos caldos’, por Ángel Olgoso.

    Le gusta a 1 persona

  4. LS Says:

    Buen artículo, sobre todo la parte gabacha jeje…pero para mejorarlo aun más deberías cambiar ese “Abundando en el tema” por el correcto, “Ahondando en el tema”.
    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • José Blas Molina y Soriano Says:

      Muchas gracias.
      Yo lo decía en el sentido de “volviendo o insistiendo en el tema” (abundando), más que en el de “profundizando en el tema” (ahondando).
      Pero te agradezco la corrección.

      Me gusta

  5. Nicolas Maduro Says:

    Venga que es cierto eso… Soy un poco ignorante en el tema, pero ni que el vino fuera acido clorhidrico.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: