IN VINUM VERITAS

Zacarias_Gonzalez_Velazquez_Fernando_VII_recibiendo_el_Manifiesto_de_los_Persas

Cuentan que en cierta ocasión viajaba Fernando VII por tierras de Cataluña, cuando la necesidad le hizo detenerse ante la casa de un acomodado labrador. El secretario del rey hizo llamar al dueño de la casa y le pidió que inmediatamente dispusiera una mesa, digna para dar de comer al monarca.

Don Fernando disfrutó mucho de la comida, pero sobretodo, cantó las excelencias del vino, calificándole como el mejor que nunca hubiera bebido.

El labrador, que permanecía en la estancia atento para que nada le faltara al monarca y a su compañía, comentó:

— Pues guardo yo otro vino…, guardo uno que todavía es mejor.

No le gustó esto al rey, que le replicó:

— Acaso guardáis ese vino, porque esperáis la visita de alguien que está por encima del rey.

— Ciertamente —contestó con seguridad el labrador-; puesto que es el vino que guardo para las misas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: