La extraña historia de Saturnino Abuin

Las guerras, al igual que las espumas, consiguen sacar a flote y elevar sobre el resto, pequeñas partes de sus componentes, que de otra forma habrían quedado ignoradas en el fondo del recipiente. Esto es bueno si se sabe retirar la espuma.

Se cuenta que cuando Abuin desapareció, El Empecinado creyó que habría caido en una emboscada, se dio cuenta de su error cuando se lo encontró de frente en la batalla del Rebollar.

Blog de La Vereda de Puebla

Este personaje, eterno y extraño guerrillero, se incorporó a la partida de El Empecinado en el verano de 1.809, huyendo de la justicia. Participó en varios combates y perdió el brazo en el Casar de Salamanca (de ahí que fuera llamado el manco Abuín). Ya comandante, a finales de 1.810 lidera en Sigüenza una protesta por no recibir el ascenso que, a su criterio, tenía bien merecido.

En enero de 1.811 es cogido en Tamajónpor los franceses con más de 40 hombres a caballo, que fueron  enviados presos a Francia.  Mientras, él participa en la derrota del Empecinado en El Rebollar días después, lo que confirma la traición que no lance de guerra, como su jefe creyó en principio. Juró obediencia a José Bonaparte en Madrid y fue nombrado jefe de los Húsares Francos de Guadalajara.

Tras la derrota se va a Francia y regresa en 1.820…

Ver la entrada original 66 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: