TRA VESTIDAS PARA LA OCASIÓN

 
DON Alvar Perez de Caſtro Capitan dela frontera aviendo baſtecido a Cordova y los otros lugares, deſpues de aver eſtado en la frontera algunos días, y hecho algunas entradas y preſas en la tierra de los Moros, bolvioſe a Caſtilla, donde el Rey eſtava, a proveerla de nuevo de baſtimentos, y dexò en Martos a la Condeſa doña Irene ſu muger, y a ſu ſobrino don Tello Alfonſo de Meneſes con cincuenta Cavalleros eſcogidos entre todos ſus vaſſallos. A eſta ſazon el Rey Aben Alhamar fue con gran poder de Moros ſobre la Peña, a tiempo que don Tello con todos los Cavalleros (que en ella eſtavan) avia ſalido a correr la tierra. Quando laCondeſa ſe vio cercada, y la fortaleza ſin hombres, mandó deſtocar, y cortar el cabello a ſus dueñas y doncellas, y tomar armas; y hizolas aſſomar por las Almenas, y deſpachò menſagero a don Tello aviſandole lo que paſſaba. Don Tello luego que le llegò aviſo, bolvioſe a Martos, y por conſejo de Diego Perez de Vargas, q con el yva, a gran rieſgo de ſus vidas hizieron ſe todos vn tropel, y dando de eſpuelas reziamente a los cavallos rompieron por medio de los enemigos. Y el primero que ſubio la Peña, ſue Diego Perez Machuca. Y quando el Rey Aben Alhamar vio, como aquellos Cavalleros ſe avian pueſto a tan gran peligro, entendio, que pues para aquello avian ſido tan esforçados, también lo ſerian, para defender la Peña alço el cerco, y bolvioſe para Granada. Refiere la chronica general vna platica, que Diego Perez de Vargas hizo , antes de hazer la arremetida animandoles a eſta hazaña, que por ſu buena memoria ſe pone aqui, dize que les dixo. Cavalleros que es lo que cuydades? fagamos de nos vn tropel, è metamos nos por eſſos Moros perros, a provar, ſi podremos paſſar por ellos. Ca ſi lo cometemos, bien fio en Dios, que lo acabaremos, è non podra ſer, que al menos algunos non paſſen a la otra parte, è tales ſomos, quantos aquí eſtamos, que qualeſquier de nos que ovieren ventura de ſobir a la Peña, la defenderian, faſta ſer acorridos. E los que non pudieremos paſſar, è morieremos, yo creo que los Moros ſentiran bien nueſſa muerte, è demas ſalvaremos nueſſas almas, è ſaemos nueſtro deudo, ſegun que todo Cavallero ſidalgo deve cumplir. E eſto es facer derecho, è perder el miedo alli do ſe conviene perder. E de mi vos dire, q yo ante que rria morir aquí a manos deſtos Moros, q non q llevè la Condeſa captiva, è las dueñas fijasdalgo, q con ella ſon, nin ver perder la Peña de Martos, de q ſeriemos deſ honrados, è menoſpreciados por ello fincando vivos. E yo nunca me pararie ante el Rey don Fernando, nin ante don Alvar Perez con eſta vergoña E todos ſoys Cavalleros fijosdalgo, è deveſevos en eſte punto acordar, lo q devedes a tal caſo como eſte. E pues tan poca es la vida deſte mundo , por miedo de la muerte non devemos, dexar perder tan noble coſa como la Peña de Martos, è q ſea captivada la Códeſa y ſus dueñas. A don Tello Alfonſo plugole mucho deſto, è dixo. Diego Perez fablaſtes a mi voluntad, como buen Cavallero q ſodes, è los que quitieré hazer aſsi como vos dixiſtes, fara ſu derecho aſsi como fijosdalgo, è ſi no yo é vos fagamos nueſſo poder, faſta que moramos. Y con eſte aliento todos acometieron contra los Moros, y fueró muertos en eſta entrada quinze Cavalleros Chriſtianos. Y dizen , que vnas ſeñales que eſtan a la ſubida de la Peña, las hizo Diego Perez de Vargas en memoria de aquel dia.

 Gonzalo Argote de Molina

Nobleza de Andalucía

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: