HASTA EL RABO TODO ES TORO

Seguro que alguien de mi generación, se acuerda de esta tontada:

– ¿A ti te gustan los toros?

– Hombre, yo prefiero las vacas.

Ahora nadie diría esto. Ya no parece tan gracioso. Además, seguro que sería tachado de machista.

El caso es que, aunque a lo largo de mi vida he conseguido que me gusten cosas que anteriormente no me gustaban, como la verdura, el pescado, la poesía o la arquitectura contemporánea…, hay cosas que no he conseguido que me gusten del todo. Por ejemplo, no he conseguido que me gusten los toros. Bueno, hay otra cosa, que no me apetece ni probar. Pero volvamos a los toros.

Mi padre intentó aficionarme, a los toros quiero decir, pero pinchó en hueso, nunca mejor dicho, y acabaron dándole un aviso. Estoy seguro de que si existe el Cielo, allí estará mi pobre padre viendo, desde un sillón de orejeras, torear a José Tomás (allí lo televisarán, todos los días) y mandando callar a Nuestro Señor, para que no le distraiga de lo que está viendo.

En la época en la que se debate sobre lo aberrante de la llamada Fiesta Nacional (con ese nombre… no es de extrañar), me gustaría hacer una reflexión. ¡Ahí va! Si dejáramos de comer cordero, no solo mucho empresario segoviano se iría al traste, lo cual no sería de preocupar, por haberse estado enriqueciendo a costa del pobre borrego. Pero también el cordero, como animal desaparecería. ¿Cómo evitamos que el cordero desaparezca? Comiéndolo con cierta frecuencia. Yo lo hago.

Ahí está la salvación del toro, que por querer proteger podemos exterminar. Ahora, me pregunto: ¿tiene interés gastronómico el toro? Y me contesto: claro que sí, existe un espléndido plato, de origen cordobés (qué ironía), que es el rabo de toro. Ese rabo, sí que me lo como yo.

Bueno, pues la idea que me permito lanzar en esta necesaria cruzada para salvar de su extinción, al toro de lidia, es organizar unas Jornadas de Degustación de Rabo de Toro. En otra entrega, daré más detalles.

Para despedirme, ya quebrando la línea de la corrección política, dejo una muestra, recogida a pie de calle, una prueba más, de la falacia de que el toro es cultura. Dice uno:

– ¿Sabes que en Cataluña han prohibido las corridas?

– Con tal de prohibir, ya no saben qué hacer. ¿No sabes que también han prohibido los toros?

Anuncios

Una respuesta to “HASTA EL RABO TODO ES TORO”

  1. elrincondetiempospasados Says:

    Miguel ya se debería de ver el gravatar asique miralo haber si te sale!!!!
    Soy Marina, http://elrincondetiempospasados.wordpress.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: