EL LOCO DE LA CATEDRAL

 

Justo-Gallego-Martínez1Increíble la valentía de este hombre de más de ochenta años que lleva más de cuarenta construyendo una catedral.

Fue exclaustrado de Santa María de Huerta, sin llegar a hacerlos votos, para no contagiar al resto de los monjes del  monasterio, una tuberculosis, de la que felizmente se recuperó.

Tan solo con sus manos. Con la única ayuda de unos sobrinos. Sin subvenciones. Sobre el solar de unas tierras que heredó de sus padres y con el material de desecho que puede conseguir. Sin estudios. Autodidacta. Este hombre está levantando una catedral.

Su impulso que no ha tenido freno es el de agradar a Dios, y el de hacer “penitencia por quienes no siguen su camino”.

Participó en el anuncio de un refresco, por el dinero que necesitaba para seguir adelante. Y por dar a conocer su proyecto. Esta fue su gran apuesta por la financiación y el márquetin.

Quizás esta catedral nunca llegue a ser bendecida por un Papa. Quizás esta catedral nunca llegue a terminarse. Lo peor de todo, es que si algún día las obras finalizan, es muy posible que su autor no lo vea.

Se llama Justo Gallego Martinez.

Miguel Reseco 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: